Opinión

1er EDICTO REAL DESDE SU PALACIO, SU MAJESTAD EL REY RAMÓN

Saludos Plebeyos, de mi propia mano les escribo esta carta desde El Palacio Real. Yo soy su gobernante El Rey Ramon, primer Rey moderno sobre el Imperio Latino Americano. La razon de mis letras es la siguiente. A llegado a mi atencion que la violencia, el robo y la falta de respeto sobreabundan en mi reino y les quiero comunicar cual fue la semilla que a ocasionado esta amargura; y como juntos vamos a detener esta calamidad.

Y lo haremos por amor a las generaciones que nos remplazarán un día; mi consejero personal el Psicoloco, se a tomado el tiempo de indagar en los Escritos Antiguos. Con el proposito de investigar y poder determinar con certeza que es lo que le a sucedido a nuestra hermosa tierra.

No cabe duda en mi mente, que nuestra tierra es una de las mas hermosas y diversas de este planeta, sus grandes lagos y ríos que riegan nuestra tierra, y sus despampanantes sierras que esconden nuestras raíces indígenas, han sido nuestra casa por siglos.

Mas aún este paraíso se a convertido en algo despreciable cuando está bañado en sangre, cuando nuestras ciudades están llenas de fraude y robo, y ya no se respeta ni al anciano ni al niño. 

Una nación donde el privar personas de su libertad por dinero es algo que hasta los niños temen y platican; los panteones y camposantos ya no son los únicos que cuidan nuestros muertos, sino que donde quiera esta lleno de tumbas clandestinas donde hermanos asesinan a sus hermanos y tratan de esconder su maldad como si les importara la opinión que tengamos sobre ellos.

Que nación puede prosperar cuando nuestros jóvenes se drogan, nuestras doncellas se prostituyen y se llenan de avaricia hasta llegar a vender su propia carne.

La tecnología de otras naciones no nos sirvió para prosperar sino para pervertirnos tanto a los adultos como a los niños. Cada mano que trae un teléfono se a ensuciado con imágenes de pornografía y muerte. 

El Gran Rey nos advierte en los escritos antiguos donde dice: “Y como ellos no aprobaron tener en cuenta al Gran Rey, los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia.

Quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.”

Tal sentencia es la que se vive en Nuestra tierra en la actualidad, nos olvidamos de las leyes divinas y nos vemos y nos sentimos lejos de lo divino, pues para muchos el terror de una pérdida familiar los a azotado.

El miedo e incertidumbre, la preocupación son el pan diario de muchos de mis súbditos,  pero nunca es tarde para pedir una audiencia al Gran Rey y reflexionar y cambiar nuestro vivir para que nuestros hijos y nietos no terminen como muchos ya lo han sufrido.

Cada niño es una nación nueva y es necesario que instruyamos juntos desde nuestros hogares a cada uno de ellos, pues ciertamente si son el futuro de esta nación y ese futuro no es tan distante.

Es necesario enseñarles a respetar al prójimo con nuestro ejemplo, una culebra venenosa no puede criar nada bueno sino criaturas de muerte. Lo que se siembra eso se cosecha y la realidad es que lo que vivimos hoy en día es lo que sembraron nuestro abuelos y padres, y para los que se quieran justificar de culpa….es lo que aun estamos sembrando a diario.

Pues dicho está en Los Escritos Antiguos: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también cosechará. 

Porque el que siembra para su carne, de la carne cosechara corrupción; mas el que siembra para el espíritu, del espíritu cosechara vida eterna. No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo cosecharemos, si no desmayamos.”

A todos mis súbditos en toda esta hermosa tierra que gobierno desde este trono de justicia, les ordeno yo El Rey Ramón, a que desistan del mal ejemplo y la avaricia en contra de sus hermanos.

Les ordeno a amarse los unos a los otros, y seguir el ejemplo de El Gran Rey de los cielos al cual yo también sirvo, el cual me a dado este lugar de honra entre ustedes mis hermanos y hermanas.

La sentencia ya esta hablada en los Escritos Antiguos.  Nuestros antepasados fueron en su mayoría campesinos que sembraron aun los cerros a piquete y los forraron de maíz, frijol y toda especie de árbol frutal.

Y las cosechas alimentaron a nuestros abuelos y padres y por eso ahora estamos aquí…sigamos el ejemplo y sembremos valores en cada príncipe y princesa de las futuras naciones que hablan nuestra lengua y nuestro Reino sera preciado mas que el oro. 

Atentamente su Majestad EL Rey Ramon

DonRamonPsicoloco@Gmail.com

Don Ramón Psicoloco en Youtube.com


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.