Espectáculos

CASA TERRORÍFICA EN CDMX

CDMX.- Esta historia le sucedió a una querida amiga la cual actualmente vive en la CDMX, hace algún tiempo alquiló un departamento en una de las colonias más antiguas, el alquiler no era barato así que decidió compartir los gastos con un roomie.

Publicó un anuncio en el clasificado de uno de los diarios más leídos, acudieron diferentes personas a ver el lugar, sin embargo a ella no le convencian del todo, una tarde lluviosa y fría llegó un chico argentino interesado en rentar el espacio.

Algo dentro de ella le indicó que era la persona correcta, aceptó y conforme pasaban los días se percataba de la extraña actitud de Diego ese era su nombre, llegaba a altas horas de la noche y salía al amanecer, nunca se veían ni siquiera para saludarse.

Una noche su novio le comentó que le parecía algo sospechosa su actitud, le preguntó a que se dedicaba, yo le contesté que estaba estudiando en la universidad y que pronto terminaría su carrera y regresaría a su país.

Un buen día despertó y Diego ya no estaba en el departamento, se marchó sin decir nada de una manera extraña. Esa tarde su novio fue a visitarla estaban en la cocina cuando de pronto escucharon una especie de murmullos que provenían del cuarto que me rentaba el argentino. Era como si dos mujeres estuvieran hablando en voz baja, se admiraron porque la habitación estaba cerrada con llave.

Desde ese día comenzaron a suceder diferentes hechos extraños, en una ocasión, el novio de mi amiga se estaba bañando y ella se encontraba en la sala viendo la televisión, de repente escuchó unas risas como de niños que pasaron por detrás de ella, después de un rato sintió que alguien halaba su cabello con fuerza y una voz como de un anciano que le ordenaba cambiame!!!, a ella se le erizó la piel quería correr a donde su novio para contarle pero estaba paralizada y de su garganta no salía ni un grito ni una exclamación.

El novio le contó que a el no le sorprendía ya que en varias ocasiones le habían sucedido cosas raras, escuchaba voces de hombres, llantos de niño, se sentía observado al bañarse, amanecía con rasguños en la espalda, él nunca comentó nada por no asustarla pero ya no quería regresar a ese lugar.

Una noche mientras ella dormía escuchó como rechinaba la puerta de la habitación que estaba con llave, acto seguido se escucharon pasos, la vieja y reseca madera crujía cada vez que se escuchaba que alguien caminaba hacia la cocina, luego otros pasos hicieron lo mismo, se escuchaba que movían los trastes, aterrorizada llamó a una amiga para que fuera por ella, ya no volvió a quedarse ahí estuvo en un hotel hasta que pudo conseguir otro lugar donde vivir.

Cuando acudió a recoger sus pertenencias una de sus vecinas con voz susurrante le preguntó si ya no había aguantado, sorprendida ella preguntó a que se refería, todos en ese edificio sabían de que hablaba; había actividad paranormal, voces, cosas que se perdían, sombras, la señora le comentó que en ese departamento se aparecía una niña incluso una mujer que anteriormente rentaba el lugar se fue casi histérica al no poder soportar todas las cosas espeluznantes que le pasaban.

La vecina le platicó todas las historias que sucedieron ahí, la verdad ella se resistía a creer en eso, es socióloga y a todo lo busco una explicación lógica, días después un una reunión una chica comentó que ella había vivido una de las experiencias más traumatizantes en un departamento de la misma colonia, inmediatamente asoció que se trataba del mismo lugar, como aún quedaban algunas de sus pertenencias Ana mi amiga decidió acudir al siguiente día a recogerlas.

Llegó al mediodía dispuesta a enfrentar y tratar de averiguar los fenómenos paranormales, decidió refrescarse dándose un baño de tina, por alguna razón al estar ahí se sentía muy tensa, preparó su ducha y permaneció relajada, en silencio por un rato cuando de pronto sintió como una mano con fuerza hundía su rostro en el agua, impidiendole respirar, comenzó a patalear y a tratar de apartar esa mano que la oprimía pero sus esfuerzos eran en vano.

En su mente comenzó a orar con mucha fé, de repente esa sensación se desapareció y ella pudo recobrar la respiración, se envolvió rápidamente en una toalla y se dirigió a su recámara y al pararse junto a la puerta vió como salía una intensa bruma negra se expandía por toda la habitación y de ese humo salían unas enormes garras tratando de atraparla, unos ojos enormes rojos encendidos como fuego y unas fauces con colmillos, ella sintió desfallecer salió como pudo del departamento pedía auxilio a gritos, su vecina salió la misma señora que le había relatado las extrañas cosas que pasaban ahí, ella quizo ayudarla ingresó al lugar sin embargo ese fué su peor error ya que aquella sombra tenebrosa la atrapó y comenzó a desgarra su cuerpo la sangre corría por el piso y salía por debajo de la puerta, Ana horrorizada veía la alucinante escena.

No pudo más y perdió el conocimiento cuando despertó se encontraba en un hospital con el cuerpo lacerado, con rasguños y quemaduras en la mayor parte, nunca supo que era realmente lo que provocaba todas esas manifestaciones macabras, sobrevivió pero quedó totalmente marcada y condenada a vivir en una especie de asilo, desde ahí fué de donde me contó su escalofriante experiencia, del departamento se sabe que aún continúa esperando ser alquilado, fue remodelado, pero sus espíritus esperan a sus próximas víctimas para seguir alimentándose con su carne y su sangre y ofrecer esas almas a su poderoso amo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.