Destinos

Coyoacán

Antes de la conquista, Coyoacán era ya un territorio importante; después, se convirtió en un pueblo que poco a poco fue absorbido por la Ciudad de México. Sin embargo, mantiene intactas sus tradiciones y es el barrio que mejor conserva el pasado virreinal. Sus plazas principales, bulliciosas y musicales, alimentan la sensación de que Coyoacán vive en una permanente feria.

Lo mejor en un día

Hay que empezar el día con un café y una dona en El Jarocho. Es recomendable visitar a primera hora el Museo Frida Kahlo para ver la Casa Azul sin gente y aprovechar el circuito en autobús que lleva al Museo Diego Rivera-Anahuacalli.

Se sigue bajo el influjo de Frida y Diego y se come en el mercado de Antojitos, uno de sus lugares favoritos. Tras pasear por la calle Higuera hasta la plaza de la Conchita, se regresa a la plaza Hidalgo y el Jardín Centenario, donde hay que dejarse llevar por el ambiente de pueblo para probar los clásicos churros rellenos, las nieves o los esquites (granos de maíz hervidos con mayonesa, chile y limón). Luego se recorre la calle Francisco Sosa y se desemboca en la plaza de Santa Catarina para disfrutar de la tranquilidad de la plaza al atardecer.

Un plan clásico es cenar en Los Danzantes y aprovechar su privilegiada terraza para contemplar, con un mezcal en la mano, la fuente de los Coyotes iluminada. Otra opción, más ruidosa, es comer unos tacos de pescado en La Bipo, que se pueden acompañar de algún coctel tropical.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.