Internacionales

El papa se reúne con madres reclusas en Chile

Santiago de Chile. El papa Francisco conoció hoy de la voz de las mismas reclusas el tormento de tener que hacer crecer a sus hijos en una cárcel o no poder estar con ellos, durante su visita a un penitenciario femenino en Santiago de Chile.

El pontífice ha visitado numerosas prisiones durante su pontificado y encontrado reclusas, pero es la primera vez que Francisco visita una cárcel solo femenina y el testimonio de una de ellas, Janeth Zurita, le puso frente al drama de estas madres privadas de libertad: El destino de sus hijos.

A su llegada a este acto de su primera jornada de visita a Chile, varias mujeres con sus hijos pequeños, con quienes viven en la cárcel, recibieron al papa. Una embarazada pidió que le bendijese el niño, que se llamará Lucas y que nacerá en la cárcel y con todas ellas se detuvo durante unos segundos para escucharlas.

Después en el gimnasio de este centro penitenciario, decorado por las reclusas con flores y grullas de papel, que simbolizan la esperanza, y tiras de colores con las palabras de Francisco sobre las prisiones, el pontífice fue besando y abrazando a todos los hijos que las mujeres presentes.

Tras cantar el himno que ellas mismas han compuesto, Francisco recordó a las reclusas «que estar privado de la libertad no es estar privado de la dignidad». Dijo  que sus hijos deben ser «la esperanza y el estimulo» porque estar privada de libertad «no significa que esa situación sea el fin» y las invitó «a mirar hacia adelante hacia la reinserción en la vida corriente de la sociedad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.