Locales

RECUERDAN A MARCELO GONZÁLEZ TACHIQUIN EN PENSIONES

Por Lorena Ruiz P.

Colaboradora

Además de la cárcel por asuntos que Javier Corral le cargó a Marcelo González Tachiquín a través de sus buscadores de lo robado en la “Operación Justicia para Chihuahua” como titular de la Secretaría de Educación, a Tachiquín se le va a recordar por los cambios que logró en Pensiones Civiles del Estado (PCE).

Si bien Javier Corral mete a prisión con cargo al erario a quienes “dice” robaron y no les permite defenderse al darles largos procesos (orientando al Poder Judicial velada y directamente), debe aclararse cada caso sin prejuicios, pero sin venganzas.

Marcelo cambió y quitó vicios de Pensiones: eliminó médicos aviadores; dio seguimiento a tratamientos subrogados; desapareció el viejo estacionamiento y creó un edificio con cancha deportiva, espacio para jubilados, decenas de cajones de estacionamiento, auto-sustentable, proveedor de energía eléctrica para el edificio principal y áreas médicas; casas térmicas; elevó prestaciones al economizar y, algo que pocos se acuerdan, del presupuesto asignado a Pensiones, regresaba al Gobierno decenas de millones de pesos pues se rescataban las aportaciones y se incorporó (con sus respectivas cuotas) a nuevos empleados de gobierno, lo que les dio la garantía de un retiro que antes no tenían.

También es de reconocer los equipos móviles que se adaptaron para llevar el servicio a derechohabientes en el estado y la calidad de atención era otra, mejor que hoy y ocurrió “en esos tiempos de corrupción”.

Se debe entender que todo era perfectible o ajustable luego de un cambio radical, decir que estaba bien sería ciego. Era necesario mejorar procesos, continuar con ampliación de servicios, depurar listas de “trabajadores, esposas, hijos, amantes, padres y hasta abuelos”, quienes no tenían derechos, y mejorar los procedimientos y servicios de entrega de vivienda térmica, el cual desapareció luego del bombardeo de ataques de la actual administración.

Hoy no hay hemodiálisis, medicinas, atención en medicina general, especialistas, espacios en áreas Covid o en hospitales particulares subrogados.   Nada.

Y lo que ocurre es que a las autoridades de Pensiones no se les permite abrir la boca, opinar libre y abiertamente o exigir la devolución de cuotas de la Universidad (UACH), escuelas, Congreso, dependencias de las que sus trabajadores merecen y quieren exigir servicios y su “patrones” no han cubierto las cuotas.

Pensiones sólo ha pagado 5 millones de pesos de los 52 que adeuda a hospitales privados y que debería cubrir con esas cuotas que no llegan, pues de rescatar los 3 mil 700 millones de pesos de cartera vencida que se tiene, pagarían eso y más.

O peor aún, las entregaron a Hacienda y esta dependencia no las regresó a Pensiones.

Corral debe dejar la grilla y asesorarse con quienes saben.

Pensar en que llamaría a Marcelo es garantía anticipada de una mentada de madre para quien lo sugiera.

Pero ser realista y sin prejuicios escuchar para atender a la gente que trabaja en Gobierno del Estado y anticiparse a un voto en contra, debería hacerlo reflexionar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.